Kathleen Whitlock decidió enfocarse en reducir la desigualdad educativa tras ver que la revista The Economist nombraba a Chile como ejemplo del fenómeno.

Era el año 2008 y la profesora del Centro Interdisciplinario de Neurociencia (parte de la Universidad de Valparaíso) convocó a un grupo de estudiantes de doctorado y les propuso acercarse a los colegios para enseñar sobre ciencias.

“Decidimos empezar un programa de divulgación científica para contribuir a mejorar las oportunidades educativas de los estudiantes relegados al margen de la sociedad. Porque teníamos que hacer algo inmediato, necesitábamos una chispa y queríamos que tuviera sabor a Chile. Bautizamos el proyecto como Ciencia Al Tiro”, cuenta Whitlock.

Desde entonces, el equipo -que actualmente incluye a estudiantes de magíster y técnicos de laboratorio- recorre escuelas vulnerables de Valparaíso enseñando a niños de 7° y 8° básico. Su consigna es la de aprender haciendo: para enseñar sobre energías renovables, en la Escuela Básica Pacífico instalaron duchas solares, por ejemplo.

Continuar leyendo en: <a href=”http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=218227″ target=”_blank”>http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=218227</a>


Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter